Acercamiento a los conflictos en las empresas familiares… compartiendo reflexiones..

Culturalmente, nuestro país, como macro sistema no posee una acertada manera de acercarse a los conflictos, administrarlos estratégica y pacíficamente y hacer de ellos un aprendizaje incorporado a su relacionamiento cotidiano.

En Paraguay, el 80% de los conflictos son resueltos en forma agresiva, sea esta activa o pasiva. El 20% restante lo hace de manera más o menos asertiva, coincidiendo ese estilo con una formación previa en el tema.
Esta forma de encarar, o acercarnos a situaciones problemáticas o conflictivas nacen o se recrean en el estilo educativo o formativo impartido desde los hogares hasta transformarse en un estilo de relacionamiento, que luego se trasladan a los diferentes contextos de los cuales forman parte los miembros de las familias.

En los escenarios de las  empresas familiares, debemos partir de que los problemas existentes en los mismos se entenderían y abordarían  mejor  si analizáramos y reflexionásemos sobre la red de relaciones, comunicaciones y estilos de afrontamiento  hacia los conflictos establecidos como códigos, validados dentro de cada una de ellas.
Los síntomas de un conflicto en el interior de una empresa familiar están  normal y directamente relacionados  con las creencias, actitudes y posibles reacciones conductuales respecto a los miembros de la familia.

En nuestras empresas paraguayas, las situaciones más notorias, fuentes y causales de conflicto tienen que ver con varios aspectos, dos a comentar en esta reflexión:

1.Sistema de Creencias validadas y aceptadas  familiar y culturalmente:
Por Ej “Los problemas personales, familiares no se llevan a la empresa”.
En cualquier parte del mundo esta creencia responde a un paradigma sesgado, donde se fragmenta al individuo para que funcione laboral o profesionalmente como sea, independiente a su momento emocional e inclusive a su estado de salud.

Más aún en nuestra cultura, donde todo lo que recibimos como “mandato o creencia”,no lo cuestionamos a profundidad,  pretendemos desvincular los problemas familiares de los laborales bajo la superficial interpretación de los mismos.

2 .Muchas veces se interpretan los conflictos en la empresa familiar en términos de incompatibilidad entre  la empresa y la familia en lo que a sus roles se refiere:

Por Ej:  Una desorientación con respecto a los roles cuando un padre actúa como jefe o viceversa se traduce en la siguiente situación, vivida comúnmente en una reunión laboral.

Puede un hijo, comentar un problema personal que mantiene con el hermano, mientras hay una competencia entre ambos por algún puesto de relevancia dentro de la empresa?

Si un padre está asociado al hijo, y deben tomar juntos una decisión…como lo hará?, desde el rol de padre? o de Jefe?, desde cual rol percibirá el hijo el carácter de la decisión?

El análisis responsable  por parte de las familias empresarias,  junto a un  equipo de profesionales de las áreas humanistas  debe ser profundo, confrontado con sentimientos, apegos, percepciones y un porcentaje alto de racionalidad a fin de no deslegitimar lo afectivo, sino vincularlo  y articularlo  sanamente a la vida familiar y  que ésta lo proyecte en su relacionamiento laboral de la forma más natural posible.

Recordemos que el 60% de los quiebres de las empresas familiares, en el mundo, se debe justamente a la no administración adecuada de los conflictos internos de la familia doméstica. Y ésta normalmente no está capacitada para detectarlos en forma temprana y prevenir las posibles escaladas o finales poco gratos.